El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El último día de Asamblea se comenzó recordando a todos aquellos que fallecieron o resultaron heridos en el atentado de ayer, en Niza, Francia y orando por ellos. Después de la cotidiana aprobación del acta y de la comunicación de algunos anuncios, se invitó a la participación de la Asamblea en un diálogo directo con el Superior General, sobre las expectativas de los delegados para el próximo sexenio. Los temas preponderantes fueron: la promoción vocacional, los programas de formación, la reconfiguración, las misiones internacionales, la colaboración interprovincial, la animación de cohermanos a través de visitas y escritos con miras a apoyar la Familia Vicenciana y el cuidado del medio ambiente. A continuación, el P. Tomaz agradeció a los delegados tales sugerencias.               

Después de un corto receso, se dio a anunció que el Documento Final estaba siendo revisado en su versión de inglés y al francés, dado que el texto original estaba escrito en español. La Asamblea, entonces, decidió hacer una pausa hasta después del almuerzo.

Una vez vuelta la Asamblea al recinto de reuniones, la Comisión de Síntesis y Redacción presentó, nuevamente, el Documento y las Líneas de Acción, con los ajustes solicitados. Tras una corta deliberación, se propuso una modificación que fue inmediatamente acogida. La Asamblea aprobó, entonces, los cambios hechos al Documento Final por parte de la Comisión, dando el placet, de esta forma, en su totalidad, al Documento Final.

Tras un breve descanso, los grupos continentales presentaron sus propias Líneas de Acción a la Asamblea. Posteriormente, el P. Jorge Rodríguez, Director de la Comunicaciones presentó un video que recogía los momentos más especiales de la Asamblea, a punto de concluir. Gracias a esta presentación, todos, con gran alegría pudieron hacer un recorrido por este encuentro que ha sido una gracia del Cielo. Finalmente, el P. Tomaz, con la aprobación de los delegados dio por clausurada la Asamblea.

La Asamblea, entonces, se dirigió al lugar donde había comenzado, la Iglesia de San Vicente de Paúl, en la que tuvo lugar la celebración eucarística. El presidente de la celebración, el P. Tomaz invitó a todos los presentes a afincarse decididamente en la oración con estas palabras: “tres son los libros que siempre deben ir con nosotros adondequiera vayamos: la Sagrada Escritura, el Breviario, las Reglas Comunes y las Constituciones”. Allí mismo, informó que hará una peregrinación a la Capilla de la Rue de Bac y a la Casa Madre en París, previa a su instalación en Roma. Finalmente el P. Tomaz invitó a todos, a seguir adelante. “Sigamos soñando, pero hagámoslo juntos. Si un cohermano sueña solo, el sueño no pasa de ser un sueño, pero si soñamos juntos, el sueño muy seguramente se cobrará vida”.

 De esta forma la Cuadragésima Segunda Asamblea General de la Congregación de la Misión se concluyó.

¡Caminemos hacia el futuro, llenos de esperanza!