4

El domingo, día de ayer, fue un día libre para los asambleístas. Pero antes de irse a explorar Chicago o o usar el tiempo para un necesario descanso, los miembros de la asamblea se unieron a los feligreses de la Parroquia San Vicente de Paúl y a la Familia Vicentina de Chicago en la celebración de la misa del domingo.  El P. Tomaz presidió la Eucaristía, y el P. Greg Gay y el P. Joe Agostino, director de la Oficina Internacional de la Familia Vicentina, fueron los concelebrantes principales.  La música en la celebración fue una mezcla de música litúrgica de autores vicentinos y de Chicago. Durante su homilía, el P. Tomaz pidió a todos los miembros de la Familia Vicentina – aquellos que pertenecen a una rama específica y aquellos que no, sino que viven el carisma- que estemos dispuestos para salir y cambiar nuestro mundo. El padre pidió una mayor colaboración entre los miembros para “construir el Reino juntos, como una familia! Este es el único camino a seguir y la forma para obtener resultados efectivos y duraderos”.

También nos ha recordado la necesidad de desarrollar nuestra espiritualidad alrededor de las cinco virtudes vicentinas: sencillez,  humildad,  mansedumbre, mortificación -para vencer la auto-referencialidad-  y el celo para continuar la misión de Vicente, la misión de Jesús.  Después de la misa, la parroquia ofreció una recepción para todos los presentes.