Homilía – Última Eucaristía de la AG 2016 – 15 de Julio del 2016

Homilía – Última Eucaristía de la AG 2016 – 15 de Julio del 2016

Homilía – Última Eucaristía de la AG 2016

https://www.youtube.com/watch?v=H449ZchK2xg

Después de un largo e intenso camino tanto a nivel personal como comunitario, provincial e internacional que nos condujo a la 42ª Asamblea General de la Congregación de la Misión, los delegados de todas las Provincias de la Congregación, estuvimos reunidos en la Universidad de DePaul, en Chicago, desde el 27 de junio hasta el 15 de julio. Estuvimos compartiendo, discutiendo y profun dizando los documentos elaborados previamente por la Comisión Preparatoria. Estos sirvieron para elaborar el documento final de nuestra Asamblea General, que nos señalará, a todos los miembros de la Congregación, el camino a seguir en los próximos seis años.
Quiero dar gracias al Espíritu de Dios, al Espíritu de Jesús, al Espíritu Santo por acompañarnos e iluminarnos a lo largo de nuestra Asamblea.
Gracias a la presencia misericordiosa de Dios pudimos llevarla a cabo. Esta 42ª Asamblea General desde sus comienzos hasta su clausura, ofreció signos concretos de esperanza, de fe, de amor y de celo apostólico además de motivarnos a ser testigos proféticos con palabras y obras a la luz de la celebración de los 400 años del Carisma Vicentino. Todo esto animado por nuestro lema: “400 años de Fidelidad al Carisma y Nueva Evangelización”.
Llevaremos a nuestras Provincias, Vice-Provincias, regiones, comunidades locales y a cada cohermano, líneas de acción y compromisos concretos para realizarlos en los próximos seis años y más allá.
En diferentes momentos y de diferentes formas, en esta Asamblea, escuchamos la sed de profundizar sobre nuestra vocación propia con el fin de responder al profetismo que la Providencia ha puesto delante de nosotros.
Permítanme nombrar dos fuentes de nuestra Espiritualidad que sintetizan nuestro ser de vicentinos: las Reglas Comunes y las Constituciones y Estatutos.
Hay dos capítulos que me gustaría invitarles a leer a la luz de lo que hemos compartido durante la Asamblea: Se trata del capítulo décimo de nuestras Reglas Comunes que habla de las prácticas espirituales utilizadas en la Congregación y del capítulo cuarto de nuestras Constituciones que habla sobre la “Oración”.
Es este el fundamento, la fuente, que hará que nuestros compromisos, que nuestras líneas de acción expresadas en el documento final, sean finalmente una realidad que perdure.
San Vicente de Paúl, según las Reglas Comunes en los capítulos duodécimo y decimocuarto, nos urge a que estas Reglas se arraiguen en nuestras mentes y en nuestros corazones, que las tengamos siempre con nosotros y que las leamos cada tres meses. Esta es mi invitación y mi más profundo deseo: que cada uno de nosotros, cada cohermano de la Congregación de la Misión, lea de forma regular, cada día, un artículo o un apartado de las Constituciones y de las Reglas Comunes.
También hay tres libros, tres santos libros, que les invito a portar por doquier, que nos acompañen donde quiera que estemos: en casa, en un viaje, en vacaciones. Ellos son: la Biblia, el Breviario y las Reglas Comunes y Constituciones.
Al embarcarnos en este peregrinar de seis años, como miembros de la “Pequeña Compañía”, como solía llamarla San Vicente, quisiera que comenzáramos este camino en la capilla de la Apariciones de la Rue du Bac, Casa Madre de la Hijas de la Caridad, y en la Capilla de San Vicente de Paúl en la Rue de Sevres, en París, con el fin de pedirle a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y a San Vicente su intercesión por la Pequeña Compañía y por toda la Familia Vicentina en el mundo.
Antes de mi viaje a Roma, quiero a nombre de todos los miembros de la Congregación de la Misión, hacer un peregrinaje a estos dos lugares y celebrar la Eucaristía en la Capilla de San Vicente de Paúl el domingo 14 de Agosto y en la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa al día siguiente, el lunes 15 de Agosto.
Pondré todos nuestros sueños, esperanzas y deseos en las manos de nuestra Madre Celestial y de nuestro fundador para que con la ayuda de la Divina Providencia podamos entender y seguir el plan de Jesús para todos nosotros en este peregrinar en el que nos hemos embarcado.
Continuemos soñando, pero soñando juntos.
Si uno sueña solo, el sueño sigue siendo un sueño; si soñamos juntos, el sueño se convierte en realidad.

Día décimo noveno, 15 de julio de 2016. ¡Caminemos hacia el futuro, llenos de esperanza!

Día décimo noveno, 15 de julio de 2016. ¡Caminemos hacia el futuro, llenos de esperanza!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El último día de Asamblea se comenzó recordando a todos aquellos que fallecieron o resultaron heridos en el atentado de ayer, en Niza, Francia y orando por ellos. Después de la cotidiana aprobación del acta y de la comunicación de algunos anuncios, se invitó a la participación de la Asamblea en un diálogo directo con el Superior General, sobre las expectativas de los delegados para el próximo sexenio. Los temas preponderantes fueron: la promoción vocacional, los programas de formación, la reconfiguración, las misiones internacionales, la colaboración interprovincial, la animación de cohermanos a través de visitas y escritos con miras a apoyar la Familia Vicenciana y el cuidado del medio ambiente. A continuación, el P. Tomaz agradeció a los delegados tales sugerencias.               

Después de un corto receso, se dio a anunció que el Documento Final estaba siendo revisado en su versión de inglés y al francés, dado que el texto original estaba escrito en español. La Asamblea, entonces, decidió hacer una pausa hasta después del almuerzo.

Una vez vuelta la Asamblea al recinto de reuniones, la Comisión de Síntesis y Redacción presentó, nuevamente, el Documento y las Líneas de Acción, con los ajustes solicitados. Tras una corta deliberación, se propuso una modificación que fue inmediatamente acogida. La Asamblea aprobó, entonces, los cambios hechos al Documento Final por parte de la Comisión, dando el placet, de esta forma, en su totalidad, al Documento Final.

Tras un breve descanso, los grupos continentales presentaron sus propias Líneas de Acción a la Asamblea. Posteriormente, el P. Jorge Rodríguez, Director de la Comunicaciones presentó un video que recogía los momentos más especiales de la Asamblea, a punto de concluir. Gracias a esta presentación, todos, con gran alegría pudieron hacer un recorrido por este encuentro que ha sido una gracia del Cielo. Finalmente, el P. Tomaz, con la aprobación de los delegados dio por clausurada la Asamblea.

La Asamblea, entonces, se dirigió al lugar donde había comenzado, la Iglesia de San Vicente de Paúl, en la que tuvo lugar la celebración eucarística. El presidente de la celebración, el P. Tomaz invitó a todos los presentes a afincarse decididamente en la oración con estas palabras: “tres son los libros que siempre deben ir con nosotros adondequiera vayamos: la Sagrada Escritura, el Breviario, las Reglas Comunes y las Constituciones”. Allí mismo, informó que hará una peregrinación a la Capilla de la Rue de Bac y a la Casa Madre en París, previa a su instalación en Roma. Finalmente el P. Tomaz invitó a todos, a seguir adelante. “Sigamos soñando, pero hagámoslo juntos. Si un cohermano sueña solo, el sueño no pasa de ser un sueño, pero si soñamos juntos, el sueño muy seguramente se cobrará vida”.

 De esta forma la Cuadragésima Segunda Asamblea General de la Congregación de la Misión se concluyó.

¡Caminemos hacia el futuro, llenos de esperanza!  

Día Décimo octavo, 14 de julio de 2016. Pronto en casa

Día Décimo octavo, 14 de julio de 2016. Pronto en casa

Collage_FotorLa jornada de este día la principió el P. Tomaz con la lectura de un mensaje del P. Manny Ginete, cohermano filipino que hace parte de la misión internacional en Sudán del Sur. En su comunicación pidió oraciones debido a la situación de inestabilidad, que una vez más, vive el país, situación que ha obligado a extranjeros y a ONG a abandonar aquel territorio..            

Acto seguido, se presentaron a la Asamblea algunos reportes de las provincia que se encuentran en pleno crecimiento. La primera, la viceprovincia de Camerún, hasta febrero, misión y región de la provincia de París. El P. Ondoua Kono, vice visitador, se refirió a los signos de esperanza que se manifiestan allí: el crecimiento rápido del número de seminaristas (30), el aumento de solicitudes para ingresar a la comunidad ha desbordado la capacidad de acogida. Sin embargo, ya se han presentado algunos retos como la calidad de la formación que se les pueda ofrecer y la falta de recursos económicos para el sostenimiento de la misión y los misioneros.              

La segunda, la viceprovincia de Vietnam. Su vice visitador, el P. Augustin Gia Nguyen Huu y el delegado a la Asamblea, Gerard Du Tran Cong, hablaron de su historia que se remonta a 1950, se trata de una fundación de los cohermanos de la Provincia de París. A pesar de los grandes retos existentes, de la guerra, de las políticas gubernamentales, la comunidad ha crecido sorprendentemente. En la actualidad hay un número de 77 cohermanos, 150 estudiantes, incluidos los 15 del Seminario Interno. El promedio anual de ingresos oscila entre los 25 y 30 estudiantes. Su misión se desarrolla en regiones remotas del país y en misiones internacionales.

La tercera y última, fue la provincia de Nigeria. Su visitador, el P. Cyril Mbata, precisó que sus inicios se deben a los cohermanos de la Provincia de Irlanda, hacia 1960. En la actualidad son 92 sacerdotes, y un número bastante alto de vocaciones; su actividad misional la realizan en varios lugares del mundo. Esta fue la ocasión para comentar el lamentable accidente automovilístico que dio como resultado, en febrero pasado, la muerte de seis de sus seminaristas; el P. Cyril transmitió los agradecimientos por las oraciones y el apoyo de los cohermanos.        .

Durante este día se observaron varios videos de experiencias de seminaristas. Los del Collegio Alberioni en Piacenza, Italia, este es un seminario internacional en el que hacen su proceso formativo estudiantes de las provincias de Oriente, Italia y la misión de Albania. Otro de los seminarios que se hizo presente, por medio de un video, en la Asamblea General fue el de la Provincia de Colombia, en él, los seminaristas colombianos compartieron sus experiencias en el seguimiento de Jesucristo, según el legado de San Vicente.

Después del descanso del almuerzo, el P. Gabriel Naranjo de Colombia presentó a la Asamblea el Documento Final en nombre de la Comisión de Síntesis y Redacción. La presentación contempló la explicación, en detalle, de la forma como la comisión esbozó y preparó el documento, y de la selección de las sugerencias y propuestas surgidas en la reflexión de los grupos de trabajo. Posteriormente se distribuyó el documento a los asambleístas para que fuera leído. Se realizó una reflexión en grupos con la indicación de sugerir, si se veía conveniente, ajustes al documento; el trabajo que se prolongó por un buen rato. Posteriormente se procedió a la plenaria.  .

Finalmente se presentó un animado debate a pesar de la hora, algunas delegaciones propusieron ajustes y cambios en el documento respecto de su enfoque, extensión y prioridades. Con este trabajo concluyó la jornada.

 

Homilía del Superior General, P. Tomaž Mavrič, C.M., el 10 de julio de 2016.

Homilía del Superior General, P. Tomaž Mavrič, C.M., el 10 de julio de 2016.

 Eucaristía con la Familia Vicenciana en Chicago

5Con gran alegría y agradecimiento a Dios, me gustaría ofrecer mi saludo más afectuoso a todos los miembros de las diferentes ramas de la Familia Vicencianas en Estados Unidos, así como hacer llegar un caluroso saludo a todos los miembros de la Familia Vicenciana en todo el mundo.

Con profunda confianza en la Providencia, podemos mirar con gran esperanza el futuro, pues el carisma que tratamos de vivir como miembros de la Familia Vicenciana en el mundo de hoy es un gran «signo de estos tiempos».

Inspirados y acompañados por la Virgen de la Medalla Milagrosa, por San Vicente de Paúl —el evangelizador de los pobres—, por los muchos Santos y Beatos de la Familia Vicenciana y por tantos miembros maravillosos de la Familia en todo el mundo que, hoy en día, son destacados ejemplos y mentores de cómo encarnar el carisma vicenciano, tenemos todas las herramientas necesarias para participar activamente en la construcción del Reino, haciendo de este mundo un lugar mejor para todos.

Hemos terminado, recientemente, el «año de la colaboración» de la Familia Vicenciana. ¡Fue un año de grandes bendiciones!

Creció nuestra conciencia de lo importante y esencial que es colaborar entre nosotros, tanto hacia dentro de las ramas individuales, como las ramas vicencianas entre sí, en los planos local, nacional e internacional.

En nuestros hermanos y hermanas hemos descubierto los muchos regalos, de todo estilo y condición, que Dios ha otorgado a cada persona.

Hemos visto los resultados positivos que se consiguen al compartir nuestros talentos y dones en proyectos o compromisos concretos, consiguiendo ser mucho más eficaces en sus objetivos y produciendo frutos mucho más duraderos.

Hemos conocido nuevas ramas y miembros de la Familia Vicenciana en el mundo, cuya información actualizada se añadió a la lista, que actualmente cuenta con más de 225 ramas diferentes, sean hombres y mujeres de congregaciones religiosas o miembros de asociaciones o grupos de laicos.

En muchos sentidos esto ha sido posible gracias a los grandes esfuerzos de los miembros de la Oficina de la Familia Vicenciana Internacional, de nueva creación, ubicada en Filadelfia, Estados Unidos.

Mas aún está lejos de conocerse en su totalidad el número de miembros de nuevas ramas que se han de añadir a la Familia Vicenciana en todo el mundo.

En diferentes partes del mundo seguimos descubriendo nuevas congregaciones, grupos, asociaciones, así como individuos que en este momento todavía no pertenecen oficialmente a alguna rama específica, pero que viven el carisma vicenciano en un modo concreto y activo.

Es mi esperanza y deseo que cada vez más individuos y grupos enteros, asociaciones, congregaciones religiosas, se unan a la Familia Vicenciana.

Es nuestra misión común, confiada por el mismo Jesucristo, en nombre de los pobres. Un símbolo maravilloso, que habla poderosamente de colaboración o de apoyo dentro de la Familia Vicenciana, es la imagen de piezas de rompecabezas, de diferentes colores, formas y tamaños, que, después de colocarlas juntas, componen un hermoso cuadro.

¡Pero es necesario que crezca aún más la colaboración entre los diferentes miembros de la Familia Vicenciana!

Debemos evitar cualquier individualismo en nuestro servicio a los pobres, tanto a nivel personal como a nivel de una rama concreta, para construir el Reino juntos, como familia.

¡Ese es el único camino a seguir y la forma de obtener resultados efectivos y duraderos!

Es el carisma de San Vicente de Paúl, la espiritualidad vicenciana que hace de nosotros sus seguidores, miembros de una misma Familia.

Las cinco virtudes que forman parte de la espiritualidad vicenciana: la sencillez, la humildad, la mansedumbre, el abandono de uno mismo —que trae resoluciones concretas como ofrenda a Jesús y a los Pobres— y el celo, dan forma a nuestras vidas para protegernos contra las diferentes tentaciones y atractivos del mundo, en el que las personas viven como si Dios no existiera, como si Jesús fuese una figura irrelevante en la historia de la humanidad, en el que todo gira alrededor de uno mismo, sin tener tiempo para el hermano y la hermana de al lado, así como para las innumerables personas de todo el mundo que están sufriendo, esperando y deseando ser ayudadas.

Las cinco virtudes son como una cadena que hace que nuestra vida crezca en santidad, uniéndonos cada vez más en Cristo.

La sencillez nos conduce a la humildad, la humildad a la mansedumbre, la mansedumbre nos hace más fuertes al renunciar a uno mismo, haciendo de las decisiones y resoluciones concretas, en los diferentes momentos de nuestro viaje vital, una ofrenda agradable a Dios, lo que nos hace, finalmente, crecer en celo, inflamando nuestros corazones por la misión que nos ha sido confiada por Jesús, Evangelizador de los Pobres.

En la primera lectura, el quinto libro de Moisés nos dice que el mandamiento o los mandamientos no están muy lejos de nosotros porque sean imposibles de alcanzar y seguir, sino están, de hecho, al alcance de nuestras manos, están dentro de nosotros, en nuestro corazón.

Por esta razón, cuanto más lleno esté nuestro corazón del Espíritu de Jesús, más fácil será encarnar los Mandamientos en nuestra propia vida.

El Evangelio de hoy, la parábola del buen samaritano, termina con estas palabras: «id y hacer lo mismo».

Es una invitación, una llamada urgente a seguir caminando tras las huellas de Jesús, Evangelizador de los Pobres.

Como miembros de la amplia Familia Vicenciana, continuando en la profundización en nuestra colaboración, así en las cinco virtudes vicencianas, podemos mirar con mucha esperanza al futuro, para cumplir de la mejor manera posible la misión que se nos ha confiado.

https://www.youtube.com/watch?v=cNhozEvQBXA

Día décimo séptimo, 13 de julio: culminando el último tramo 

Día décimo séptimo, 13 de julio: culminando el último tramo 

Por Jeremy Dixon, CM – Cronista

Tras dos semanas y media de reuniones, todos los delegados parecen estar dispuestos a finalizar y volver a casa. Bueno, al menos quien les escribe se siente de esta manera.

No obstante, hay asuntos que atender y un Documento Final que aprobar. Después de la Eucaristía y la foto oficial, hemos presenciado videos del diácono Yohanes Fery de la Provincia de Indonesia (él es uno de los siete cohermanos de Indonesia que será ordenado sacerdote en agosto) y de un grupo de seminaristas de Eslovaquia. La Asamblea prestó atención a Guenole Feugang de la Provincia de Francia, en relación a la síntesis de la discusión al final del día anterior, sobre la renovación de nuestras misiones y obras apostólicas. Mencionó que se está trabajando con los pobres, se acompaña a la Familia Vicentina y se incentiva el cambio sistémico. Algunos miembros de la Asamblea intervinieron, dándose un debate más calmado que el de ayer.

Luego, el P. Gregorio Gay lideró un homenaje a los misioneros de Holanda. Desde el año pasado, ya no es una provincia, sino una casa canónica bajo la autoridad de la Curia General. Resaltó que los cohermanos de los Países Bajos fundaron las provincias de Indonesia, Etiopía y Fortaleza, en Brasil; así como fueron una presencia importante en América Central y China, entre otros lugares. Harrie Jaspers, el superior de la Casa en Panningen, hizo una presentación, señalando cómo los laicos han asumido la misión y el Carisma. A continuación, los representantes de las provincias que fueron fundadas por Holanda rindieron tributo a estos grandes misioneros también: China, Centro América, Etiopía y Congo. Por último, el P. Tomaz Mavric, obsequió a Harrie un regalo para compartir con su casa y recibió una ovación de pie de la Asamblea.

Después de un descanso, Frédéric Pellefigue de la comisión la síntesis y redacción del documento final, presentó las propuestas de las líneas de acción. Luego se abrió el debate para expresar comentarios. Como era de esperar, muchos delegados hicieron observaciones y sugerencias. Después del almuerzo, los delegados se reunieron de nuevo en Conferencias continentales de Visitadores para discutir líneas de acción concretas para cada Conferencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.